jueves, 23 de abril de 2009

Como una cabra...

Hay cosas en la vida que te marcan desde muy pequeñitos, la primera experiencia desafortunada en la playa sin flotador, aquella vez que tu hermano tiró el jarrón de la mesa del salón y te culpó a ti, o cuando aprendiste a montar en bicicleta sin las ruedecitas, aunque en mi caso eso no fuera hace mucho.

Los tiempos van cambiando y cada generación es distinta, pero de estos pequeños detalles de la infancia no se libra nadie.

Todos sabemos que la lectura tiene una gran importancia porque proporciona cultura, desarrolla el sentido estético, actúa sobre la formación de la personalidad, es fuente de recreación y de gozo. La lectura constituye un vehículo para el aprendizaje, para el desarrollo de la inteligencia, para la adquisición de cultura y para la educación de voluntad. O por lo menos eso es lo que ponía en una página web.

El caso es que...se dice que la juventud de hoy en día no lee lo suficiente, un saco en el que yo me incluyo, pero es que...hoy no hacen libros como los de antes.

Uno de los pequeños detalles de mi infancia, es el libro que decoraba mi mesilla de noche. Y realmente la página web que consulte tenia toda la razón. Este libro ha desarrollado mi inteligencia, y me ha proporcionado una cultura inigualable...


"LA CABRA CANTANTE"

Matilde, la cabra que marco un antes y un después. Todo un modelo de superación.

P.D: Espero que hoy, 23 de abril, le regalen un bonito separador a sus libros.

2 comentarios:

  1. Que cutre eres no? Un libro patrocinado por una marca de horchata!

    ResponderEliminar
  2. Necesito una copia del libro para mi hijo de 6 años, si pueden me lo envían a amaturana@123mail.cl

    Gracias

    ResponderEliminar

Cuéntame más...